domingo, 8 de febrero de 2009

CARACTERISTICAS Y REQUISITOS DE LA COMPRAVENTA

CARACTERISTICAS DEL CONTRATO DE COMPRAVENTA.


 

Es bilateral. Nacen obligaciones recíprocas para las partes contratantes; el vendedor se obliga a entregar la cosa y el comprador a pagar el precio por ella o una parte de él siempre que el bien en especie que entrega no supere el del dinero porque entonces será una permuta.

Es consensual.
La compraventa se perfecciona con el acuerdo entre la cosa y el precio. Excepcionalmente el código establece algunas exigencias en el derecho civil como la venta de inmuebles, servidumbres, derechos herenciales y las ventas por ministerio de la justicia.

Es oneroso.
En la compraventa ambas partes pretenden una utilidad y a su vez adquieren una carga económica. El vendedor se desapodera de un bien y el comprador de un dinero. En esta clasificación es generalmente conmutativo cuando las partes conocen y aceptan el alcance de sus prestaciones; es aleatorio cuando las prestaciones de las partes son determinadas en su objeto pero no en su alcance como cuando se compra una cosecha sin saber cuál será su producción y sin pactar expresamente sobre este punto.

Es principal. No requiere de otro acto jurídico para existir.

Es nominado.
El Código Civil lo define y regula de manera expresa, así como el código de comercio.

Es de ejecución instantánea. Cuando las partes expresan su voluntad sobre el precio y la cosa, salvo excepciones legales, se considera perfeccionado y comienza su ejecución, sin importar si la entrega se difiere o el pago.

Es de libre discusión. Es el contrato que mejor permite discutir las cláusulas contractuales. Aunque un vendedor fije de antemano las condiciones contractuales no por eso el contrato se vuelve de adhesión. Se trata simplemente que una de las partes fija unas condiciones y la otra lo acepta.


 

REQUISITOS DEL CONTRATO DE COMPRAVENTA.


 

La compraventa está sujeta a los requisitos generales de todo acto o contrato (artículo 1502 del Código Civil) con las excepciones previstas para las incapacidades especiales de los artículos 1852 a 1856 del Código Civil.


 

1. CAPACIDAD. Art. 1502 C. Civil. La capacidad es la facultad que tiene una persona para obligarse por sí misma, sin la intervención de otra persona. Por ello constituyen incapacidades absolutas las compraventas celebradas por dementes, impúberes y sordomudos que no pueden hacerse entender por ningún medio. La regla general es la capacidad por lo cual, quien alegue una incapacidad debe probarla para obtener la declaratoria de nulidad del acto.


 

INCAPACIDADES ESPECIALES. Artículo 1504 C.Civil.

1.1 En razón del parentesco. Las celebradas entre padres e hijos de familia no emancipados. La prohibición relacionada con los cónyuges no divorciados fue declarada inexequible por la Corte Constitucional mediante sentencia C-068 de 1999. Se mantuvo con respecto a los hijos por considerar que, cuando éstos aún habitan el hogar paterno, al estar sometidos a la patria potestad, pueden ser influenciados para ejecutar actos defraudatorios contra terceros de buena fe. Genera según el artículo 1852 en concordancia con los artículos 1523 y 1741 una nulidad absoluta.


 

Fácilmente se puede extraer el fundamento de esta prohibición:


 

La venta entre padre e hijo de familia - El citado artículo 1852 se encarga fijar el alcance de la incapacidad para comprar y vender entre el padre y el hijo de familia, o sea el que todavía se encuentra bajo la patria potestad y, por consiguiente, no se ha emancipado,


 

Proteger a los terceros y a los acreedores de actos que afecten de manera negativa sus intereses. Puede suceder que el padre, para burlar cualquier ataque judicial, traspase sus bienes a sus hijos utilizando su potestad como poder coercitivo en éstos, para evitar ser perseguido.


 

Cuando se habla de hijos de familia, según el artículo 1852 se refiere a los sometidos a la patria potestad, en los términos del artículo 19 de la ley 75 de 1968, cuando expresa: " La patria potestad es el conjunto de derechos que la ley reconoce a los padres sobre sus hijos no emancipados, para facilitar a aquellos el cumplimiento de los deberes que su calidad les impone". Por lo tanto la venta con hijos mayores de 18 años, es plenamente válida y produce sus efectos contractuales.


 

El artículo 294 del Código Civil establece una excepción respecto de los hijos menores de 18 años y tiene que ver con el uso y goce de lo adquirido con su trabajo, denominado peculio profesional o industrial.


 

En cuanto a los hijos extramatrimoniales debe afirmarse que esta prohibición se extiende al padre que lo ha reconocido pues en cuanto a la madre existirá el mismo impedimento, por la certeza y patria potestad que ésta ejerce desde el nacimiento. En otras palabras, el padre que no ha reconocido a su hijo o ha sido declarado padre a través del correspondiente proceso de filiación, no estará afectado por el impedimento porque legalmente hasta ese momento sería un extraño respecto del hijo. En la misma situación se encuentran los padres adoptantes con respecto a los hijos adoptivos.


 

Efecto. Las ventas que se realicen en contravención a lo aquí establecido estarán afectadas de NULIDAD ABSOLUTA, en los términos del artículo 1523 del Código Civil, pues se trata de un contrato prohibido y por tanto con objeto ilícito. Se incluyen las ventas que padre e hijos hagan por ministerio de la justicia, como por ejemplo, un remate en el cual el hijo o el padre pretendan adquirir lo que se remata al otro y viceversa.


 

1.2 En razón del cargo que se ocupa.


 

Artículo 1853 y 1854 Código Civil. Se prohíbe a los administradores de establecimientos públicos vender los bienes que se encuentran bajo su administración, si dicha enajenación no está dentro de sus facultades administrativas; de la misma manera se prohíbe a los funcionarios judiciales (la norma habla de Magistrados de la Corte, Jueces y Secretarios), de adquirir los bienes litigiosos involucrados en un proceso bajo su conocimiento o que se vendan por su ministerio aunque se rematen en pública subasta en su despacho. Esta prohibición debería entenderse hecha como a todos los funcionarios de la rama judicial y debía extenderse a los abogados que litiguen a nombre de su cliente, en las mismas condiciones que se prohíbe para los funcionarios judiciales. No obstante fue el Código de Comercio el que si previó esta circunstancia en el numeral 7º del artículo 906, así:


 

"COMPRAVENTAS PROHIBIDAS. No podrán comprar directamente, ni por interpuesta persona, ni aún en pública subasta, las siguientes personas:


 

1) ….7)…Los funcionarios que ejerzan jurisdicción y los abogados, respecto de los bienes en cuyo litigio hayan intervenido y que se vendan a consecuencia del litigio. Las ventas hechas en los casos contemplados en los ordinales 2o., 3o. y 4o. serán anulables; en los demás casos la nulidad será absoluta.


 

Efecto. Hay objeto ilícito según el artículo 1741, pues contraviene el derecho público de la nación. Sin embargo, a juicio del Doctor Bonivento Fernández, si se permite el saneamiento por ratificación posterior de la autoridad competente, con lo cual no sería una absoluta sino relativa.


 

1.3 En razón de su vínculo obligacional o convencional.

1.3.1 Guardadores – tutores y curadores. Les está prohibido (y a sus cónyuges, ascendientes o descendientes legítimos, a padres o hijos extramatrimoniales, hermanos legítimos o extramatrimoniales, consanguíneos o afines hasta 4º grado, padres adoptantes, hijo adoptivo o socios en el comercio) comprar parte alguna de los bienes de sus pupilos. Sin embargo, en cuanto a muebles, pueden hacerlo con autorización de los otros tutores o curadores generales que no estén involucrados en el contrato o, en su defecto, por el Juez del domicilio del pupilo. En materia de inmuebles la prohibición es absoluta.


 

Efecto. Con base en lo anteriormente dicho, podemos distinguir entre la venta de bienes muebles, que estaría afectada por nulidad relativa, ya que puede ser convalidada por los demás guardadores o por el Juez, en tanto que la proveniente de inmuebles es absoluta porque no puede ser convallidada.


 

1.3.2 Mandatarios, Síndicos de concursos (hoy Promotores en acuerdos de reestructuracióny de insolvencia) y albaceas testamentarios. Se prohíbe a las personas que de una manera u otra tienen una vinculación a otras, que puedan ocasionar provecho ilícito a su favor, el comprar cosas que su mandante o testador les ha ordenado vender o vender de los suyo a dicho mandatario. Remite al artículo 2170 del Código Civil, el cual expresa:


 

"No podrá el mandatario por sí ni por interpuesta persona, comprar las cosas que el mandante le ha ordenado vender, ni vender de lo suyo al mandante lo que éste le ha ordenado comprar, si no fuere con aprobación expresa del mandante".


 

Sin embargo debe entenderse en el caso del albacea, que esta autorización para comprar o vender debe estar consignada en el testamento.


 

Efecto.
Se trata de nulidades relativas en cuanto a los mandatarios y síndicos (los promotores) ya que pueden ser convalidadas por autorización de sus mandantes. Con el albacea esta ratificación no sería posible por parte del testador por razones obvias (muerte) pero sí podría realizar tales actos autorizado en el testamento, otorgado en vida por el testador. No habría pues en este caso, nulidad.


 

4. En razón de conveniencias internas o externas del Estado Colombiano.


 

4.1 Las adquisiciones realizadas por gobiernos extranjeros en Colombia con misión diplomática en Colombia, son válidas siempre que el edificio esté destinado a alojar a su respectiva delegación y nuestro País cuente con la respectiva reciprocidad en la materia (Ley 39 de 1918). A pesar que la norma se refiere a la capital de la república, debe entenderse como una prohibición que rige para todo el país, aunque las relaciones se surtan siempre en las capitales de cada uno de ellos.


 

4.2 La segunda prohibición está contenida en el artículo 5º del Decreto Extraordinario 1415 de 1940, que dice: Los terrenos baldíos ubicados en las costas nacionales y en las regiones límitrofes con naciones vecinas… podrán ser en adelante adjudicados de conformidad con las disposiciones vigentes sobre la materia , únicamente a Colombianos de nacimiento.


 

Efecto. El efecto lógico de estas prohibiciones sería la nulidad absoluta por objeto ilícito, al involucrar un contrato con un objeto prohibido por la ley.


 

ANALISIS DE LAS INCAPACIDADES EN MATERIA DE COMPRAVENTA MERCANTIL.


Nuestro código de comercio, consciente de las ambigüedades del Código Civil regula con mayor acierto el tema de las incapacidades especiales en materia de compraventa, para lo cual efectuaremos un análisis comparativo sin reproducir lo relativo a lo visto con respecto a la compraventa civil sino aquello en lo que el Código de Comercio en su artículo 906, varía:


1. Las ventas entre padre e hijo de familia. Se mantiene igual. Solo varió respecto de los cónyuges no divorciados en cuanto que no distinguió entre muebles e inmuebles pero con la declaratoria de inexequibilidad de esa parte de la norma, dicha mención carece de sentido aquí.



2. Agrega con buen sentido práctico a los secuestres, respecto de los bienes a su cargo. Excluye aquí los albaceas, para incluirlos en otro inciso.


3. Los albaceas o ejecutores testamentarios, respecto de los bienes que sean objeto de su encargo.


4. Los representantes y mandatarios, respecto de los bienes cuyas ventas les haya sido encomendada, salvo que el representado o el mandante haya autorizado el contrato. Se establece la incapacidad y de una vez la excepción.


5. Los administradores de los bienes de cualquier entidad o establecimiento público, respecto de los que les hayan sido confiados a su cuidado; unifica con acierto en un solo texto la incapacidad para los administradores de cualquier entidad o establecimiento público.


6. Los empleados públicos, respecto de los bienes que se vendan por su ministerio, se complementa y extiende la incapacidad a todas las personas que se vinculan laboralmente con el Estado.


Los funcionarios que ejerzan jurisdicción y los abogados, respecto de los bienes en cuyo litigio hayan intervenido y que se vendan a consecuencia del litigio. Extiende de manera más comprehensiva la incapacidad a todos los funcionarios que ejerzan jurisdicción.


 

Las ventas hechas en los casos contemplados en los ordinales 2o., 3o. y 4o. serán anulables; en los demás casos la nulidad será absoluta. Difiere del Código Civil solo en la sanción relacionada con los albaceas respecto de la venta de inmuebles, la cual sería saneable.


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario